Mensaje del Presidente

Cuando he meditado sobre el impacto que ha tenido el Modelo de las Naciones Unidas en la República Dominicana, me doy cuenta que ha representado una revolución en nuestro sistema educativo. A veces me he quejado de que todavía en la educación en la República Dominicana se apela mucho al método escolástico de la memorización y, por tanto, nuestros estudiantes no desarrollan capacidad analítica, no desarrollan herramientas para pensar e interpretar la realidad y poder contribuir a su transformación.

Lo que tiene de singular este Modelo de las Naciones Unidas es que además de transmitir información sobre problemas, conflictos de carácter internacional, que les permita a los estudiantes primero tener una visión integral del mundo, desde ubicación geográfica, historia de los países, conflictos actuales, le da el conocimiento para interpretar esa realidad y formular criterios de carácter personal sobre cómo resolverlos. De manera que les permite, efectivamente, conocer el mundo actual, interpretarlo, participar de debates, participar de discusiones y proponer propuestas, soluciones a esos conflictos.

A mí me parece que realmente eso significa un cambio radical en el sistema educativo de la República Dominicana que les permite, a nuestros estudiantes, pasar a una dimensión superior de entendimiento de la realidad mundial. Pero más aún, más que acumular información, más que acumular conocimientos, más que desarrollar una visión integral de los problemas del mundo, observo que nuestros estudiantes, ustedes los participantes, logran acumular una serie de valores y principios acerca de los problemas internacionales; los integran a ustedes y los compromete en una acción de carácter participativo, los compromete en un proyecto de transformación de la República Dominicana y a nivel mundial. Porque de qué es que estamos hablando, estamos hablando de rescatar la dignidad del ser humano, estamos hablando de justicia, estamos hablando de libertad. Y cuando se estudia la Declaración Universal de los Derechos Humanos y cuando se entienden los padecimientos que algunos seres humanos están pasando en cualquier lugar del mundo, ya no hay indiferencia, ya no hay insensibilidad, porque aprendimos a manejar conceptos, aprendimos a identificar una realidad, vinculamos una cosa con otra y formulamos un compromiso de participar para que esas injusticias, para que esas calamidades, para que esos problemas que afectan al mundo no nos sean extraños.

Y creo que, efectivamente, estos jóvenes que han participado en las distintas sesiones de las simulaciones de las conferencias de Naciones Unidas, al salir de aquí ya no serán los mismos, ya serán ciudadanos del mundo comprometidos con un cambio global en favor de la humanidad. Y debemos sentirnos profundamente honrados, orgullosos de saber que estamos construyendo los ciudadanos del futuro desde aquí en la República Dominicana.

youtube twitter facebook radio funglode